sábado, 21 de febrero de 2009

TOP MANTA


No le entra en la cabeza al amigo piratilla por qué los productores de Tiro en la cabeza, la minoritaria película de Jaime Rosales, recibieron tantas presiones para que dejaran de ofrecerla en Internet al precio de 3 euros. "Esto del cine ha cambiado mucho. Los que se dedican a ello no parecen aceptarlo, y cuando lo hagan ya será tarde. Hay que reaccionar", sentencia. "Los exhibidores deberían apoyar iniciativas como esa para cinéfilos desterrados"

Fragmento de un artículo de Diego Galán hoy en “El País”

El artículo completo aquí.

2 comentarios:

Abriéndome dijo...

Ay, el eterno debate sobre las descargas en Internet... Con lo que abren la mente, oye, y culturizan...

José Ignacio dijo...

Cierto. Son una puerta abierta a la cultura sin las limitaciones de: distribuidoras, editoriales, etc.