martes, 8 de diciembre de 2009

¿QUÉ TIENES EN TUS COJONES?



Cuando estas escribiendo una historia eres totalmente libre, puedes decir lo que quieras y como quieras. Pero cuando empiezas a pensar en vender esa historia la censura aparece por todas partes. Te planteas si el tema es comercial, si tu enfoque es demasiado pesimista, si la obra les va a gustar a los programadores, si te darán la subvención, si eres políticamente incorrecto, etc.

En esos momentos, para no perderme y no perder mucho el tiempo, me repito a mi mismo dos ideas.


Nadie sabe nada, y tienes que hacer lo que realmente te sale de los cojones, va a ser la única forma de saber que es lo que realmente tenías en los cojones.

5 comentarios:

virginia bluff dijo...

Esto sí, esto me pone la pila!!!

Penélope dijo...

Poner lo que a uno le sale de los cojones en un acto tan libre como es escribir una historia es la forma más inteligente de hacerlo. De hecho, es la única.
Lo demás, es escribir la historia de otros.
A la mierda la censura, la tuya, digo.
Sé libre, valiente, pesimista si te sientes así, politicamente incorrecto si es lo que piensas, disfruta haciendo lo que más te gusta y escribe lo que te salga de los cojones, que además, como dices, será la unica forma de saber qué demonios tenías en ellos.

Escribe tu historia.

Y puede que te asombres de los resultados.

Small Blue Thing dijo...

En realidad, es que muchas veces, tu éxito o fracaso no depende ni siquiera de ti: depende del equipo, del momento, de la competencia, de acontecimientos ajenos por completo... Así que en lo único que puedes confiar es en el olfato.

Incluso cuando escribes por encargo tienes que fiarte de que lo estás haciendo lo mejor posible.

pat dijo...

Ser libre y manejar esa libertad a conciencia es muy dificil, como el hecho de ser coherente con uno mismo.

Ana dijo...

Tarde -por no saber manejar mi propio blog- he visto un comentario que dejaste hace siglos, y siguiendo esa pista he llegado hasta aquí. Muy interesante, ¡volveré más veces!