lunes, 10 de marzo de 2008

CONSULTORIO SEXUAL. EL DR. EXPERTO RESPONDE


“Soy un chico de 18 años que descubrí que tengo la facilidad para poder doblar mi cuerpo de tal manera que logro introducir mi propio pene en mi boca. Mi consulta es si esto es normal o no, ya que me encanta hacerlo, me satisface plenamente, por fa espero respuestas . Ustedes creen que esto puede significar que sea gay o es solo una forma d masturbacion”

Respuesta:
Lo que consigues hacer no es normal. Una espalda tan flexible, o un pene tan largo, como para llegar a la felación no es habitual. Si los hombres pudiesen autofelacionarse el mundo sería muy diferente.

Mucha de la crispación social que actualmente vivimos desaparecería y también desaparecerían muchos hombres de las páginas de contactos, de los bares de ligue y de los altares del matrimonio. Los hombres se encerrarían en sus casas a autosatisfacerse y en las consultas de los quiroprácticos habría largas listas de espera.

La segunda cuestión que planteas es muy interesante. Un varón heterosexual cuando se masturba ¿esta practicando sexo con un hombre, aunque en su imaginación lo este haciendo con una mujer?

¿Qué tiene más importancia, su mano o su cerebro? La respuesta es sencilla. El órgano sexual más poderoso que poseemos es el cerebro. Lo que ocurra en tu cerebro te dirá si eres homosexual o no.

Esta última reflexión me viene bien para desmontar un mito clásico. Estimados varones, no se preocupen por el tamaño de sus penes, preocúpense por el tamaño de sus cerebros.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Brillante reflexión la del final: excelente!

Algo hiriente, sin embargo, para mi que soy mujer, las explicaciones de porqué los hombres quieren conocer mujeres.

Pero compensado con la reflexion final. Me ha encantado.

Laura

guionistaconrayban dijo...

Conocí una vez a un tipo que "se llegaba" al que todos llamábamos "Gamba". No sé si tendrá algo que ver, pero era una de las personas más esquizoides que he conocido.

Moraleja: El semen es malo, al menos el propio.

José Ignacio dijo...

Laura. Esa no es la única razón por la que los hombre quieren conocer. Si por eso fuera nos haríamos todos gays.

Gamba. Que gran apodo. Quiza un contacto tan cercano entre los dos "cerebros" masculinos provoque esquizofrenia
¿Quién sabe?

Gracias a los dos por los comentarios.

Slava dijo...

Jajajaja... Pero ¡qué cosas!

Gracias José Ignacio. La conclusión que - como mujer entrenada en agrandar miembros - saco de todo esto es que, si no tengo novio es porque hasta ahora estaba excesivamente focalizada en hacer aumentar de tamaño un único miembro, el pene. A partir de ahora me dedicaré a hacer crecer los otros miembros que también tienen mis amantes, cerebro, hígado, pupila y corazón. Me dejo alguno?

Me voy a volver una Yoko Ono. Dior.

;-)

José Ignacio dijo...

Slava, seguro que a más de uno ya le has agrandado alguna vez el cerebro, la pupila o el corazón.

Y más de uno se habrá agrandado el hígado pensando en ti.

Fetish femina dijo...

Muy instructivo se�or doctor. Aunque yo no me acabo de hacer a la idea de que correrse en la propia cara o boca sea "placentero" ;D